12 de julio de 2011

En defensa de la Escuela Pública

En vista del acoso a que está siendo sometida la escuela pública en la que tantos creemos, me siento en la obligación de dar a conocer datos que desconoce la mayoría de la gente.


En los últimos años se ha producido en la Comunidad de Madrid un vuelco en la enseñanza, tratando desde los cargos políticos de derivar todos los alumnos posibles a la escuela privada-concertada con diferentes "tretas".  Entre esas tretas está el intento de desprestigiar tanto a la escuela pública como a quienes trabajamos en ella, hablar de la libertad de elección de centro cuando es algo falso,... y por último la privatización encubierta del profesorado de la escuela pública.
Se pretende introducir a licenciados escogidos por una fundación dependiente del Banco de Santander como profesores dentro de los institutos públicos. 


Pero, ¿cómo accedemos a dar clase el resto de los mortales?

Para acceder a un puesto en la escuela privada sólo hay que entregar un currículum o conocer a alguien y se te contrata. Para lo que sea, profesor de lengua, inglés o matemáticas, lo que el centro considere que le es más rentable, independientemente de tu especialidad. Si el dueño del colegio conoce a alguien y se lo conciertan... pues ya tienes asegurada la clientela sin la obligación de admitir a quién tu no quieras (extranjeros, de otras religiones, ateos, alumnos con necesidades educativas especiales, con problemas económicos,... ) todo ello con dinero de todos y con excusas válidas para cada caso ( "no rellenaron bien los papeles", "sólo se oferta religión católica y no hay alternativa", "a tu hijo le atenderían mejor con ese problema en aquel centro público", "hace falta uniforme y hay que pagar unas cuotas "voluntarias" que paga el 100% de los padres",...)


En la escuela pública, tras obtener la licenciatura en una especialidad y tras realizar cursos de especialización docente, se pasa por una oposición en la que tienes que demostrar tus conocimientos de la materia y tu capacidad como docente. En función de tus cursos, experiencia, etc, entras en una lista de interinidad para cubrir sustituciones que en el mejor de los casos duran un curso, aunque en la mayoría de los casos son semanas o meses.  Con estas suplencias a profesores enfermos, con excedencias, etc, vas sumando puntos que te servirán para las oposiciones que dos años después repetirás para tratar de obtener plaza. Esto puede llevar varias oposiciones.
Una vez que obtienes la plaza, tienes que estar un año como profesor en prácticas, supervisado por el director de tu centro, tu tutor en el departamento y el inspector del centro. Además has de realizar un curso obligatorio sobre la educación. (¿?) Si apruebas estas prácticas, pasas a ser un profesor en expectativa de destino, lo que supone que durante unos años ( 2, 5, 10,..nadie lo sabe) darás clase en el centro donde haya una plaza libre de tu especialidad dentro de la Comunidad de Madrid. Cuando finalmente queda alguna vacante libre y te toca por tu baremo, se te concede una plaza definitiva en algún centro de la Comunidad de Madrid. Si vemos las distancias, puede tocarte a 70 km de tu casa o a más de una hora de camino,... depende de la suerte (Al menos no sales de la Comunidad de Madrid, hace apenas 20 años la movilidad era por toda España). Tras todo esto parece que está clara tu capacidad y tu vocación.


Ah, y el  único interés de los profesores en un centro público es el aprendizaje de tus alumnos, no el rendimiento económico, sino la formación de profesionales y sobre todo de PERSONAS, que es el mejor capital con que puede contar un país. Por eso mis hijos estudian en la PÚBLICA.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario