5 de enero de 2012

Noche de Reyes



Pues sí, ya estamos en 2012. Hemos pasado ese eje mental que es la nochevieja con sus uvas, sus propósitos de año nuevo que sabemos que no cumpliremos, ese otro propósito que nos gustaría cumplir pero que siempre aplazamos,... en fin un año más.

DE ESO NADA. Me niego a que sea un año más. Tenemos que hacer un esfuerzo para que sea un año estupendo a pesar de las dificultades. Un amigo me decía que hemos pasado de "Aquí no hay quién viva" a "La que se avecina" como símbolo de pesimismo generalizado. Me niego. Me niego a que nadie me haga pensar en negativo. Siempre he pensado que una sonrisa es revolucionaria. Que si uno comienza el día con buen humor ha empezado el día ganando, porque, ¿alguien duda de que la risa es contagiosa?

Así que empezaré el año hablando de alegrías. Estas navidades coincidí en Trujillo con Pedro (aprovecho para saludarte), un antiguo alumno de Fuenlabrada, ingeniero de telecomunicaciones en ciernes. Además inmediatamente telefoneó a otra antigua alumna, Alexandra (un saludo también), para decírselo.

Encontrar a un alumno, tras 6 años, en un lugar inesperado, verle sonreírte con sinceridad y encontrar que se ha hecho adulto y que tal vez le hayas ayudado un poquito a ello, como dice el anuncio, no tiene precio... pero hace que este trabajo tenga sentido.


Como estamos en la Noche de Reyes, y no hablo de la obra de Shakespeare, sino de la noche en que todos esperamos que los Reyes nos traigan  lo que hemos pedido, suerte, pero recordad que hay que tener cuidado con lo que se desea porque corremos el riesgo de que se cumpla.

 Comencemos los regalos con una canción que hoy viene perfecta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario