23 de enero de 2013

La mano invisible

Hace unos meses disfruté literariamente y padecí moralmente con la novela de Isaac Rosa, La mano invisible.

 Imagen procedente de la editorial

En la novela aparece el trabajo como el eje vital de los personajes, pero un eje sin sentido. Los personajes actúan (en su sentido literal) desempeñando unos trabajos repetitivos y alienantes... pero la realidad, que suele superar a la ficción, me ha atacado por sorpresa hoy desde las páginas de El País: 

"Santiago Sierra contrata en una ‘performance’ a 30 desempleados para que escriban, ocho horas al día durante nueve días, una frase: “El trabajo es la dictadura”

Si alguno sigue con valor para leer la noticia completa, aquí dejo el enlace.
Si has leído la noticia y algo se ha removido en tu interior, no dejes de leer el libro de Isaac Rosa. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario