25 de abril de 2011

Garcilaso de la Vega

Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.

  Mi traje de marinero
se trocaría en guerrera
ante el brillar de su acero;
que buen caballero era.
  ¡Qué dulce oírle, guerrero,
al borde de su estribera!
En la mano, mi sombrero;
que buen caballero era.

Estos versos de Rafael Alberti recuerdan a uno de los más importantes ( y mejores) poetas españoles de todos los tiempos: Garcilaso de la Vega.

  .
Efigie de Garcilaso en su tumba.    Fuente.

La “única” importancia de Garcilaso de la Vega es que es introduce la poesía renacentista en España, introduce el endecasílabo en la literatura española, crea en gran medida el imaginario amoroso que todos tenemos hoy, renueva la métrica poética, es el autor de algunos de los poemas más leídos de nuestra lírica, es uno de los primeros en recuperar la mitología clásica en sus textos,...


Como esto no es un programa del corazón ( o de casquería, por mejor decir), nos ocuparemos de su obra y sólo mencionaremos de su biografía que se trata de un noble toledano que combatió junto a Carlos I en la Guerra de las Comunidades, permaneciendo junto a él en diferentes batallas, su boda, sus cortes, así como en su coronación como Emperador. Conoció en Italia las novedades literarias y artísticas de su época, muriendo en Niza a los 37 años por una herida de guerra.
Su muerte, que no había previsto, dejó inéditos y descolocados sus textos. Juan Boscán, poeta amigo del autor, toma sus poemas con la intención de publicarlos... pero también morirá antes de poder hacerlo. Será entonces cuando la viuda de Boscán, al publicar los versos de su marido, añada al final los poemas de Garcilaso organizados por ella. ¿Y cómo organizar unos poemas cuyo orden desconoces? Una de las opciones más sencillas es hacerlo por estrofas, de modo que vayan juntas las canciones, los sonetos, las églogas,... siendo esta organización la elegida y quedando titulados los textos según ella: Soneto I, Soneto II, Canción I, Canción II,...
¿Era esta la forma en que Garcilaso hubiese editado sus textos? Nunca lo sabremos, aunque algunos estudiosos como Antonio Prieto sostienen que lo que el autor pretendía era escribir un Cancionero al estilo de Petrarca, en que las estrofas se mezclasen para contar la historia de su amor.
Aquí podéis leer más sobre esta teoría.


Es esos pocos años, Garcilaso dio un vuelco a la literatura que se venía escribiendo en España para introducirnos las novedades del Humanismo, y del Petrarquismo.



Sobre Petrarca, os recomiendo este vídeo de la UNED (25 minutos)



Esta página dedicada al autor, incluye su biografía, artículos, imágenes, bibliografía e incluso nos propone una ruta por el Toledo de Garcilaso. ¿ Te animas?

La Fundación Garcilaso de la Vega incluye en su página numerosísimas informaciones. Destacaré las obras completas, y el anuncio de construcción de una casa-museo en el lugar donde estuvo su casa (desgraciadamente no hay novedades de la noticia desde 2007, aunque no perdemos la esperanza).

El Centro Virtual Cervantes, también tiene una página monográfica dedicada a Garcilaso.


Por último , aquí tenéis el soneto XXIII con información, ejercicios,... y juegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario